El artista Jesús Caviglia nos invitó a sumergirnos en la exposición que fue inaugurada el pasado miércoles en la Sala Experimental Fernando Arellano s,j., ubicada en el Nivel Auditorios, sótano, del Centro Cultural.

La técnica que hizo posible todas las obras fue el ensamblaje y el artista conecta el retrato con el diseño del libro. “En cada pieza ellos parecieran decir: estoy aquí, siempre en este cuerpo extraño, incompleto, hecho de otros; solo puedo hablar de mis fragmentos unidos a los fragmentos de aquel a quien poseí”, así lo expresan los curadores Humberto Valdivieso y Lorena Rojas Parma.

Esta muestra nos induce a sumergirnos en la lectura desde la imagen y el deseo de apropiarse del otro.  Libros que poseen cuerpos distintos al suyo, enmarcados para ser observados desde la técnica que utiliza.

Además, es un espacio para la combinación de todo lo posible. “Uní Alicia en el País de las Maravillas con libros de Ingeniería, uní dos cosas que aparentemente no funcionan juntas, pero cuando las acercas, ellas mismas te dicen que sí funcionan”, afirmó Caviglia.

En este orden de ideas, es un espacio para el rescate de la memoria y recordar de dónde venimos “para explicar por qué estamos aquí hoy”.