No podemos dejar de recomendar la obra Frankenstein de Mary Shelley (Londres, 1797- Chester Square, 1851). Una gran historia de terror contada una noche fría de verano. Los Shelly (Mary y su esposo, Percy Bysshe) fueron a visitar a su amigo, Lord Byron, el cual los retó a componer un cuento de terror, incluyendo a su médico que en aquel momento se encontraba ahí. Aquel día nació ese personaje monstruo que aún se mantiene vivo.

Frankenstein o el moderno Prometeo, es la historia del éxito de un científico en crear lo que solo un ente superior podía: La vida. Víctor Frankenstein fue siempre un habilidoso lector que desde niño se interesó en el misterio de la vida: debía descubrirlo para que el mundo lo supiera.

Ya en su etapa adulta y con una plaza universitaria, se retira de su casa para comenzar sus estudios y seguir investigando su teoría sobre la creación artificial de la vida, que no implique la asistencia de un útero. Sus estudios y experimentos dieron frutos y años más tarde logró crear a “la criatura”, un ser deforme con cuerpo humanoide, que hará que su existencia se rodee de muerte, locura y persecuciones.

Frankenstein o el moderno Prometeo es un gran clásico, tanto la novela como su representación cinematográfica. El ambiente tenso, junto con las alucinaciones del protagonista, hacen pensar al lector si lo que está leyendo es una “realidad” o son los delirios de un paranoico enfermo.

Esta novela está relatada como una historia dentro de una historia, es decir, todo comienza con un marinero que escribe cartas a su hermana sobre la historia que le contó un hombre que rescató. El tinte tenebroso lo causa la actuación de la criatura junto con el espacio que utiliza. Siempre en la oscuridad, con sombras, sin testigos. Estas características permitirán al lector adentrarse más a la obra: la incertidumbre de lo que podría pasar no lo dejará soltar esta pieza hasta encontrar el final.

Frankenstein o el moderno Prometeo puede encontrarse en la biblioteca UCAB bajo la cota PR5397.F745